Archivo de la etiqueta: Periodismo digital

¿Por qué es importante la conversión digital de El País?

El diario El País de España ha anunciado un gran cambio en su organización para convertirse en “un periódico esencialmente digital”, según contó su director Antonio Caño en una comentada carta abierta a la redacción. Entre los puntos más importantes que mencionó están:

  • Una redacción nueva orientada a la producción de contenido digital
  • Nuevo sistema de flujo de trabajo: “sincronización de equipos y canales”
  • Enfoque en contenidos para América Latina
  • Integración de nuevos perfiles profesionales en la redacción
  • Abandonar la idea de que el papel es el soporte principal

 

Más allá de si estamos de acuerdo o no con la comunicación (¿notaron que el término ‘periódico’ no encaja con ‘digital’?), el hecho de que un medio de referencia como El País haya emprendido este cambio y, más aún, lo defienda con convicción, es importante para los medios hispanohablantes por estas razones:

Todos lo imitarán. El País es un diario de referencia para la región. Los medios ingleses y de otras partes de Europa siguen su propio camino sin mucho ruido, igual que los estadounidenses, pero en hispanoamérica las empresas de medios toman de manera muy conservadora los grandes cambios de la industria y, más bien, esperan ver por dónde va la tendencia para hacerlo. Ha sido así en diversos ámbitos, como la convergencia periodística, los rediseños, la adopción del móvil, o el uso de las bases de datos. Si El País lo hace, otros se animarán a seguirlo.

Adiós al papel. El manifiesto de Caño es una despedida al soporte tradicional. La circulación de los diarios de papel está en uno de sus puntos más bajos en Estados Unidos. En Reino Unido, en diciembre, cerró The Independent, aquejado por la caída hasta un tercio de los ingresos por publicidad. En Canadá, La Presse, otro de los grandes medios, decidió abandonar el papel y apostó por su versión iPad. El contexto es serio. Pero Caño lo dijo más claro en una entrevista en México.

“El público está dejando de comprar periódicos, las nuevas generaciones no es que no tengan ningún afecto por el producto periódico, es que han perdido todo afecto por el papel en general, simplemente no usan el papel, está desapareciendo de sus vidas”

Apocalíptico, pero cierto.

Nuevos perfiles en la redacción. Cuando empecé en el periodismo a mediados de la primera década del 2000, en las redacciones solo había periodistas (de editores a practicantes), fotógrafos, infografistas y diseñadores. Ahora encuentras especialistas en analítica, SEO, maquetadores, editores de video, diseñadores multimedia, desarrolladores front end-back end, programadores, etc. Los perfiles en la redacción han cambiado. Esto no significa que los periodistas se quedarán sin trabajo, por el contrario, los periodistas ahora tenemos más campos en los que podemos especializarnos. Como mencioné en la charla que tuvimos en Hangouts de Periodismo: ya sabemos hacer periodismo, ahora nos falta aprender del negocio y comunicar para estos tiempos. Muchos de los nuevos perfiles requieren algo inherente a toda redacción: el criterio periodístico.

Seguimos en búsqueda del dinero. Que un director diga que hacen cambios pero que siguen en incertidumbre sobre hacia dónde va el negocio puede ser desconcertante, pero es honesto, porque es verdad. Hasta ahora, pese a que hay iniciativas para buscar nuevos e innovadores modelos de negocio, pero no hay una fórmula y tal vez no sea necesario que la haya. En El País lo saben, y por eso cae tan bien que digan que este cambio digital es solo el primer paso para afrontar lo que se viene.

LES DEJO UNA ENTREVISTA QUE LE HICIERON A ANTONIO CAÑO EN MÉXICO TRAS SU CARTA ABIERTA A LA REDACCIÓN DE EL PAÍS. RECOMIENDO ESCUCHARLO COMPLETO, ALGUNAS FRASES SON BASTANTE FUERTES.

(Foto principal: Captura elpais.com)

Nuevos (e innovadores) modelos de negocio en el periodismo digital

Es un hecho. El incremento de la audiencia online y las consecuentes visitas no se ha traducido en igual aumento de ingresos económicos para las empresas de medios de comunicación.

En buena parte del mundo (en el Perú, por ejemplo) aún se apuesta por el soporte papel para asegurar rentabilidad a la compañía y mantener una edición digital, mientras aún no se descubre un fórmula inequívoca (o una mágica) para monetizar la información en internet.

La manera tradicional desde que la web empezó su meteórico ascenso como plataforma ha sido el ‘pay-wall’ (con sus variantes de acceso gratuito a un número determinado de artículos y el modelo ‘freemium’) y la publicidad, ya sea como banners estáticos o formatos similares y publirreportajes. Sin embargo, ante el estancamiento de los beneficios económicos, otras formas se han posicionado en su lugar: los videos al inicio de las imágenes de los medios y el marketing de contenidos, este último una tendencia reciente. Pero hay otros más innovadores.

content

MARKETING DE CONTENIDOS

Empecemos por el que más adeptos está ganando actualmente. Aunque los periodistas siempre hemos sido enemigos de los llamados ‘publicherrys’, este nuevo formato establece un puente entre la información periodísticamente producida y la imagen que una empresa quiere proyectar ante un público determinado.

Veámoslo con dos ejemplos. Uno cercano es el que está aplicando el diario El Comercio en asociación con la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC). Se trata de una pestaña en la web del medio, a modo de sección, llamada “Zona Ejecutiva”. El site especial no hace referencia evidente a la oferta educativa de la casa de estudios, aunque sí se puede distinguir el logo y slogan a un lado de la pantalla, así como un formulario para sus posgrados. El foco aquí es claro: contenidos especializados, orientados a ejecutivos, para posicionarse como especialistas en la materia.

Algo similar pero con una ejecución más prolija en cuanto a herramientas diferenciadas es la que ha implementado el New York Times con el esquema ‘Skyfall’. Tal como reseñamos en una nota anterior, se trata de artículos con mucha investigación detrás y cuyo formato es ‘en cascada’, con bastante material audiovisual e interactivo que se descubre al hacer el ‘scroll’ correspondiente. Igual que en el ejemplo anterior, son notas que bien podrían aparecer como periodísticas en un medio, pero que están patrocinadas.

Como bien menciona la web media-tics, “la esponsorización permite establecer una relación más íntima y duradera con una marca que el simple hecho de colocar un anuncio en una web”. Y se basan en casos como los de “Texas Tribune” y la chilena “Betazeta”, que en el 2014 vieron aumentos en sus ingresos gracias a esta apuesta.

ojopublico

LA COMUNIDAD DE PAGO

No hablamos del ‘pay-wall’ como método frío para acceder a los contenidos. En este modelo, los lectores se convierten en parte del medio y aportan una cuota para mantener vivo a un medio, el cual se compromete a brindar información diferenciada y de calidad, de esas que no abundan en la red (es decir, lo contrario al ‘click-bait’). Un gran beneficio de esto es que, sin publicidad de empresas, las presiones o autocensura deberían ser menores.

Esto es lo que hace el portal español eldiario.es, que tiene alrededor de 13.000 socios que pagan cuotas de 30 o 60 euros por 6 meses y 1 año, respectivamente. “Logramos usuarios fieles y captamos más apoyo, tenemos a 13,000 personas vigilándonos todos los días”, contó Juan Luis Sánchez, su subdirector, a CNN Expansión. “A cambio intentamos darles cosas como agradecimientos, un correo con noticias que reciben antes de que se publiquen y una revista”, agregó.

Por ahí va el consejo de IJNet, la web con información sobre medios del Centro Internacional para Periodistas, que propone, como primer paso para aumentar las ventas online, crear una comunidad sólida, una audiencia no entendida como lectoría sino como grupo humano que comparte una visión, valores e intereses, los cuales se materializan en los contenidos del sitio. Solo así los usuarios sentirán que valdrá la pena pagar por la información.

Esa misma visión comparte el portal web peruano de investigación Ojo Público. Este grupo de periodistas y programadores tienen diferentes tipos de cuotas según el nivel de compromiso que el aportante quiere mantener con su causa. Por ejemplo, hay quienes pueden pagar un monto determinado para acceder a productos especiales y conferencias o eventos; mientras otros, con un pago mayor, podrán incluso asistir a las reuniones de los periodistas y revisar las bases de datos que concluyen en reportajes periodísticos.

DIVERSIFICAR LOS CONTENIDOS

Aunque no es una táctica nueva, resulta efectiva en momentos en los que ganar y fidelizar una nueva audiencia (y por lo tanto, sumar usuarios únicos, páginas vistas, etc.) se vuelve tan necesario y determinante.

Ya lo había hecho de alguna manera The New York Times cuando estableció sus lineamientos de estrategia digital en un documento titulado “Innovation”. Entre otros planteamientos, destacaron la creación de páginas independientes bajo su marca, como “NYT Cooking”, aplicaciones como “NYT Now” (luego llegaría NYT VR) y secciones como “NYT Now”, todas enfocadas en captar y retener lectores.

Otro caso es el del Irish Times, que puso a disposición de los internautas un curso online para los que practicaban o estaban interesados en correr como hábito saludable. Lo llamaron “Get Running” y lograron con ello captar público joven y “expandir su marca hacia mercados en los que ni siquiera había pensado”, como bien reseña en su página sobre análisis de medios el periodista español Fran Barquilla.

lapresse+

NOS VAMOS A LOS MÓVILES

Una tendencia muy comentada en el mundo de los medios es la incapacidad de las empresas para monetizar esa legión de usuarios que revisan las noticias desde sus dispositivos móviles. Lo más seguro –y la férrea defensa de muchos- es seguir apostando por el negocio del papel porque “es lo que aún genera más ingresos”.

Pues no para La Presse, el segundo medio más importante de Quebec, Canadá, que en el 2013 asombró al sector periodístico al anunciar por todo lo alto su aplicación para tablets, con una inversión de US$40 millones, y con el arriesgado fin de convertir su modelo a ‘digital-only’.

La Presse+ fue el resultado de algunos años de investigación y desarrollo. El resultado, más de dos años después, es extraordinario. No porque sus dueños se hayan vuelto multimillonarios, sino porque las cifras son muy alentadoras y representan un caso de éxito para el estudio y para el ejemplo.

Según el vicepresidente ejecutivo del medio, Pierre-Elliotter Levasseur, citado por niemanlab.org, los avisos publicitarios en su app representan el 60% de sus ingresos, mientras que los de su versión impresa solo el 30%, pese a que, en contraste, los costos del papel suben hasta 65% del total.

No se trata solo de dinero, sin embargo, ya que el tiempo de permanencia suena increíblemente alto para los escasos minutos que pasan los usuarios leyendo noticias en su celular. Los sábados, la audiencia alcanza ¡73 minutos por persona! Los días de semana, 44.

Así las cosas, la estrategia de la aplicación con contenido propio, multimedia e interactivo, una política de avisos publicitarios enfocada en digital y reducción de costos, ha dado buen fruto y hace ver con entusiasmo el futuro, cuando el periódico se convierta en solo una publicación de sábados.

blendle

EL ITUNES DEL PERIODISMO

Pasar de 0 a 100.000 mil usuarios en solo un mes es un logro que vale la pena destacar aún un año y medio después. Este fue el resultado de Blendle, una página web que puso a disposición de los lectores todos los diarios y revistas de Holanda en un mismo site. El modelo de negocio: que las personas paguen por noticia leída (aunque les devuelven el dinero si la historia no los satisfizo).

Además, funciona como especie de red social. Uno puede ver lo más descargado, lo más leído por sus amigos, lo más compartido, etc. Sin duda, un modelo acorde a cómo funciona hoy en día el mundo digital.

——————————————

EL MODELO ‘JULIA CAGÉ’

Llamémosle así para no entrar en términos complicados. La economista ha propuesto una solución al declive de los medios impresos. Lee aquí nuestra reseña.